NUESTRAS METODOLOGÍAS
.

La actividad pedagógica regular comienza a partir de los 3 años en la Escuela de Música. El movimiento a través del juego, el conocimiento de la estructura corporal, la motricidad, el ritmo, la entonación, la educación auditiva, la práctica instrumental con pequeña percusión, el cuento musical, el canto, la audición, etc. concebidos como un divertimento, permiten al alumno introducirse en un mundo nuevo y atractivo en el cual, de forma progresiva, podrá alcanzar el nivel necesario para superar los diversos ciclos de enseñanza musical.

En nuestro centro utilizamos las metodologías al servicio del aprendizaje de nuestros alumnos; Orff, para el aprendizaje del lenguaje musical, Willems, para la formación auditiva, Dalcroze, para la interiorización rítmica o Kodaly. Son todas ellas metodologías habituales en nuestras aulas para trabajar con alumnos/as a partir de los 3 años de edad.

Nuestra formación incluye conciertos de alumnos, en los que se van familiarizando con el escenario y con el público. Así mismo, tenemos Audiciones periódicas organizadas por los distintos seminarios, en las que actúan la totalidad de los alumnos/as de cada instrumento.

Dentro de esta formación esencialmente práctica, subrayamos la importancia del estudio “inteligente” del lenguaje musical y su aplicación paulatina en el manejo y aprendizaje del instrumento. En cuanto el alumno descubre para qué sirve el conocimiento del solfeo -lenguaje musical-, deja de ser para él un estudio árido para convertirse en una posibilidad de experimentación con su instrumento en el cual aplica las nociones aprendidas y desarrolla prácticamente aspectos como la entonación, la métrica, la dinámica o la teoría,  aspectos todos estos trabajados en el aula de lenguaje musical.

Toma aquí especial relevancia la importancia de las metodologías empleadas para este aprendizaje, por una parte, y la del canto por otra. Ponemos en práctica por tanto, métodos de aprendizaje adaptados tanto a los alumnos y sus características como a la naturaleza de los conceptos a aprender. Que los alumnos canten adquiere especial importancia ya que viven los diferentes apartados de la teoría musical de una manera constante y directa.

Método Suzuki

Abordamos en la Escuela Experimental de Música el proyecto de enseñar tanto violín como violonchelo siguiendo el método Suzuki. Este proyecto nace con la ilusión de poder ofrecer otra alternativa metodológica en los instrumentos de arco para  todos aquellos niños y padres que quieran convertir la música en un pilar de sus vidas siguiendo esta metodología.
A través del método Suzuki queremos hacerles partícipes de lo que es una educación musical. Esto va más allá de formar a profesionales pues no es éste el objetivo. En primer lugar hacemos que compartan tiempo de vida ya que realizan juntos una misma actividad. Significa que están aprendiendo a comunicarse, desarrollando el amor y la autoestima mutua.
Nuestro objetivo es que amen y disfruten de la música siendo conscientes del sacrificio, constancia y dedicación que requiere.

Los profesores

Nuestros profesores para aplicar este método son Ana Delgado y Pablo Chica, titulados en violín y violonchelo respectivamente, y especialistas en la metodología Suzuki. Desarrollan una amplia labor tanto en el ámbito pedagógico como interpretativo.
Como profesores han recibido enseñanzas de reconocidos pedagogos del ámbito internacional como Arantza López, Eulalia Subirá, Carey Beth Hockett, Sarah Nolan y Barbara Parham.

Cuándo comenzar

Al igual que el aprendizaje de cualquier idioma, cuanto más pequeños son más facilidad tienen para aprenderlo. Por ello, es de vital importancia que los niños empiecen cuanto antes, desde los 3 años de edad, naturalizando así el lenguaje de la música.
Es fundamental que el instrumento con el que trabajen sea de las medidas adecuadas para el niño. Alquilar un instrumento puede ser la opción más económica.